La nostalgia y la comida de mamá — Querido diario

Navégale



Hace un año que me salí de casa de mis papás, y no sólo me salí de la casa, me mudé a otra ciudad, y aquí estoy, en la Ciudad de México.

Y bueno, hace un par de meses cambié de trabajo y ahora estoy de home office, esto me ha dado más tiempo de comer mejor, estaba a nada de no querer volver a probar una hamburguesa de McDonalds, Carl’s Jr o una quesadilla de orilla del periférico.

Entonces ahora la cosa era qué cocinar, la respuesta a todo siempre será pollo a la plancha, ahora hay un chingo de cosas para cocinarlo, arroz y todo lo básico, pero lo realmente complicado o imposible podría atreverme a decirlo es el sazón de casa, el sazón de mamá; he intentado hacer cosas similares pero no, nada.

Qué antojo de unos huevos estrellados, chorizo y jamón fritos, aguacate, salsa y tortillas recién hechas o un caldito de res… El sazón debería de venir incluído con la receta.

Vamos a ver qué podemos emular, estén pendientes.


Deja un comentario