Lámparas Edison — Querido diario

Navégale



Recuerdo, cuando era niño mi mamá me compró un set como de carpintería para armar tu propia caja de herramientas de madera, como era muy fan del Tinkertoy…

Recuerdo, cuando era niño mi mamá me compró un set como de carpintería para armar tu propia caja de herramientas de madera, como era muy fan del Tinkertoy supongo se le hizo cool pasar de un juguete a algo más real, y estoy muy agradecido por eso, bien ahí, eh Má.

Desde entonces tengo esa fascinación por armar cosas como Lego, Tinkertoy, K’nex o Meccano, se me facilita y me relaja mucho; hace días me puse a buscar lámparas con focos edison en Pinterest y planear qué iba a ocupar y cómo iban a ser.

Fue más o menos un pedito, tenía que encontrar madera vieja o envejecerla yo mismo, los focos, el cable de asbesto y lo demás que no era tanto problema encontrar. Un día iba caminando con Alfo y nos topamos con un tabique de construcción muy deteriorado, sabía que era el indicado, me lo llevé a casa, me sentí como pepenador recogiendo basura, además recogimos otro y lo escondimos, tipo homeless. Lo empecé a cortar yo pero no tener herramientas acá es un problema, intenté hacerlo con una segueta pero era bastante complicado así que recurrí al carpintero de confianza, el muy cabrón se negó que porque esa madera traía clavos y le podían echar a perder el disco de la sierra, a cambio me dijo que tenía un tabique nuevo y me lo vendía en $50 pesos ya cortado, –Ya se armó la machaca– le dije.

Ahora el problema era envejecer esa madera nueva, busqué en almighty google y encontré un video, en teoría todo suena muy lógico y real, sólo que olvidé que estamos en México y no en EUA, acá no venden uno de los ingredientes que usó, encontré algo similar pero no funcionó, sólo me dejó la madera toda apestosa a vinagre.

Así que no me quedó de otra mas que dejar los tabiques en el roof garden a que el clima hiciera lo suyo, aprovechando que acá llueve todos los días pues qué mejor, dejaba la madera mojándose todo el día y en la noche calentaba el horno de la estufa y metía los tabiques para que se secaran varias veces hasta que se empezaron a deteriorar, después sólo apliqué un poco de pátina o betún de judea.

El cable, los focos, los sockets y todo lo demás lo encontré en la calle Victoria, en el centro de la ciudad.

Acá están algunas fotos que durante el proceso.


Deja un comentario