Lección norteña 2: Cómo cocinar un Rib-Eye — Querido diario

Navégale



Como buen norteño hay que saber hacer una carne asada bien perrona… Bueno, de hecho hay que ser capaz de armar la peda y la carne asada uno solo, desde planear qué se va a servir, qué se va pistear, con qué se va a botanear, dónde va a ser y qué música se va a tocar.

Si tú, amigo lector, no eres norteño pues aquí te voy a ir enseñando algunos tips, que desde ahorita te aviso, no lo vas a hacer igual que un norteño chingón, perrón, bragao, arremangao pero al menos vas a impresionar a tus otros amigos no norteños.


Deja un comentario